Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us

Puentes

¿Qué es un puente dental?

Un puente dental es un aparato fijo que se usa para reemplazar uno o más dientes faltantes. Se lo cementa en su posición y la persona no puede extraerlo.

¿Cómo se hace un puente dental?

El puente está hecho de 3 (o más) piezas fusionadas que se ajustan al espacio abierto en la boca de modo que cierran la brecha. La mayoría de los puentes se hace con un diente postizo o artificial. Se los sostiene con 2 coronas o “topes”, llamadas pilares, que se ajustan sobre el diente natural a ambos lados del espacio. Las coronas cubren y sostienen el diente, y se parecen a su tamaño y forma normales. Estas 3 piezas luego se cementan a los dientes de apoyo a cada lado del espacio. En algunos casos, es posible que haya implantes dentales para sostener el puente en vez de dientes naturales.

¿Quién puede hacerse un puente?

Muchas personas a las que les faltan uno o más dientes pueden hacerse un puente dental. Los dientes que sostengan el puente deben estar sanos y tener buen apoyo óseo. Sin embargo, la diferencia entre una higiene bucal adecuada y una incorrecta es un factor importante para que el puente dental sea satisfactorio.

¿Cuáles son los diferentes tipos de puentes dentales?

Existen diferentes tipos de puentes dentales. El dentista o el especialista en salud bucal le recomendará la mejor opción según su afección y la ubicación de los dientes faltantes.

  • Puente tradicional. Como ya se mencionó, este puente está hecho de un diente postizo sostenido por 2 coronas. Las 3 piezas luego se cementan a los dientes que están a cada lado del espacio.

  • Puente unido con resina o puente Maryland. Los dientes postizos están unidos a la parte posterior de los dientes naturales a ambos lados del espacio. Se usan unas alas de metal o de porcelana para cubrir la brecha. Este procedimiento es común cuando faltan dientes en el frente de la boca. Es un enfoque conservador, pero puede durar menos que los puentes tradicionales.

  • Puente voladizo. Este tipo de procedimientos solo es adecuado cuando hay un único diente que sirve de apoyo para el diente que se sustituye. No es tan resistente como el puente tradicional porque solo se sostiene de un diente natural en un solo lado. Este apoyo unilateral genera un efecto de palanca. Con el tiempo, puede debilitar al diente de apoyo. Este tipo de puente tiene mayor éxito cuando el diente postizo está en una posición más al frente de la boca que el diente de apoyo. También se recomienda este tipo de puentes en el frente de la boca, más que atrás. La razón es que las fuerzas de compresión al morder son más intensas en la parte posterior de la boca.

La atención de la salud bucal y los puentes

Los siguientes consejos ayudarán a prevenir los problemas con la higiene bucal que surjan cuando le colocan un puente para restaurar un diente:

  • Cepíllese los dientes con cuidado después de cada comida. Use una pasta dental con flúor y un cepillo de cerdas suaves. De ese modo, se previenen las caries y se eliminan los restos de comida alojados en el puente o en las encías, que podrían causar más problemas y provocar la pérdida del puente.

  • Use hilo dental todos los días. Es posible que su dentista, u otro especialista en salud bucal, le recomiende usar un enhebrador de hilo dental para pasar el hilo debajo del diente postizo de modo que pueda limpiarlo y limpiar también los dientes de apoyo. Si no sabe bien cómo usar el hilo dental, pídale al dentista o al higienista dental que le muestre cómo hacerlo.

  • Vaya al dentista cada 6 meses para hacerse una limpieza dental.

  • Consulte con su dentista lo antes posible si tiene algo de lo siguiente:

    • Dolor al masticar

    • Llagas (úlceras) o zonas sensibles en la boca que no sanan después de una o dos semanas

    • Sangrado o hinchazón en las encías después de cepillarse o usar el hilo dental

    • Encías retraídas

    • Mal aliento crónico

    • Sensibilidad repentina a los alimentos o las bebidas calientes y frías

    • Dolor en los dientes

    • Dientes flojos

  • Limite la cantidad de azúcar y almidón que come. Estos tipos de alimentos dejan desechos que pueden convertirse en ácidos dañinos y provocar caries.

  • No coma refrigerios duros ni pegajosos. Por ejemplo, los alimentos como los granos de las palomitas de maíz, caramelos duros o masticables, trocitos de hielo y frutos secos.

  • Compre pastas dentales que tengan el sello de aprobación de la Asociación Dental Americana (American Dental Association). Así sabrá que el producto es seguro y funciona bien.

La mayoría de los puentes duran más de 10 años si se los cuida correctamente.

Revisor médico: Marianne Fraser MSN RN
Revisor médico: Michael Kapner MD
Revisor médico: Raymond Kent Turley BSN MSN RN
Última revisión: 11/1/2020
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.
Powered by StayWell
About StayWell | StayWell Disclaimer